Exposición - 'NÉSTOR PAVÓN - Presencias y Ausencias'

Néstor Pavón - Presencias y Ausencias

Exposición retrospectiva 1945 - 2015

El proyecto “RETRATOS” es una investigación sobre el retrato y el conocimiento personal del propio esfuerzo, por parte del artista, en crear unas pinturas relacionadas con la cultura artística que nos rodea a través de un tema concreto, en este caso el retrato.

Emilio de Domingo Angulo (Presidente Fundación Cajacírculo)

La Fundación Cajacírculo ha tenido desde sus inicios un especial empeño en promocionar a los artistas burgaleses y en la consecución de este objetivo seguimos trabajando. En la sala Pedro Torrecilla, han colgado y expuesto su obra, casi todos los mejores artistas de nuestra tierra y, precisamente, uno de los que faltaban por exponer era Néstor Pavón. Un artista con mayúsculas, amante del arte en su totalidad, al cual le hemos querido rendir este merecido homenaje con esta exposición retrospectiva de su vida y obra.
Nos sentimos especialmente honrados de abrir nuestra sala a esta exposición: Presencias y Ausencias, que con tanta ilusión ha preparado el artista junto con algunos de sus amigos y su hijo César, que nos va a mostrar lo mejor de su prolífica obra en tres de sus facetas creativas: la escultura y su homenaje al cubo, su evolución pictórica tanto de estilos como de técnicas y el dibujo, base de todo artista.
De Néstor Pavón, podríamos estar escribiendo páginas y páginas, ya que su inquietante búsqueda de la belleza y su constante afán por mostrar todo aquello que su mente analítica y crítica le bulle en su cabeza, le ha llevado, como a los grandes humanistas, a interesarse por diferentes técnicas de la creación artística. Su principal actividad ha estado ligada a la escultura, desde el modelado hasta la talla con diversos materiales y tamaños, siempre con una obsesión por la geometría, donde el cubo y el triángulo han sido la excusa perfecta para dar forma a su creatividad. Destacar su faceta como pintor, donde se percibe también esa presencia de las líneas geométricas en sus paisajes que le harían desembocar en la abstracción. Pero Néstor Pavón, es un gran dibujante y se nota, no solo en sus dibujos, sino en apuntes, bocetos, proyectos, planos y toda una serie de obras realizadas y guardadas meticulosamente en su taller.
Estamos por tanto ante un hombre fascinante, cuya dilatada vida le ha permitido realizar un extenso trabajo, tanto en Madrid, donde ha efectuado gran parte de su obra, como en Burgos. Una persona que ha mantenido una excelente relación con muchos artistas, sobre todo burgaleses, que siempre han destacado su bonhomía, su disposición a colaborar, su carácter abierto y su trato amable. Conversar con Néstor Pavón es todo un lujo por su lucidez y su claridad expositiva, por el entusiasmo que pone al contar su obra y sus experiencias de vida.
Gracias Néstor por darnos la posibilidad de disfrutar de tu gran obra artística, de tu cercanía, de tu experiencia y que sigas siendo un referente como artista pero también como ser humano. Gracias.

NÉSTOR PAVÓN (Presentación)

Esta exposición retrospectiva, en la Sala de Exposiciones Pedro Torrecilla de la Fundación
Cajacírculo de Burgos, es una selección reducida de parte de mi obra en este largo recorrido de setenta años de trabajo con ilusiones y desengaños, éxitos y fracasos, siempre con la duda y salvando los obstáculos de las creencias y las ausencias que al final se imponen con las evidencias en ese tránsito donde las ideas se desvanecen de la mente a las manos del artista. Esta variedad de obras, aunque pueda parecer discordante, es un reflejo de las distintas etapas que, aunque quizá no lo parezcan, todo está interrelacionado porque el camino tuvo muchos vericuetos, siempre buscando nuevas motivaciones para llegar a nuevos conceptos. Nunca me he encerrado en la mordaza de caer en lo mismo, pues acabas copiándote a ti mismo. He explorado muchos caminos porque el arte es un inmenso campo de posibilidades. Mis principios artísticos comienzan en la Academia Provincial de Dibujo en 1945 por donde pasamos casi todos los artistas burgaleses. Hace unos pocos meses se celebraron los 222 años de existencia con una exposición de dibujos de antiguos profesores y alumnos.
La exposición ha sido motivada por mi hijo César y nuestra amiga común Dª Ana Ovi Aguirre, respaldado por un pequeño equipo que cubre en parte la ausencia de mi mujer María del Carmen y de mi hijo Carlos, ya fallecidos. Y con la indudable deferencia del Presidente de la Fundación Cajacírculo D. Emilio de Domingo y de la Directora Dª Laura Sebastián, así como de D. Ignacio González. Técnico cultural del Instituto Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Burgos. Además de personas amigas incondicionales y colaboradoras: Dª María del Carmen Ruiz, Dª Suely Leopoldino, Dª Ana Ovi Aguirre, el fotógrafo D. J. Ramón Ibáñez y de tener como colaborador y amigo a D. J. A. Martínez Gutiérrez, escritor y pintor.
Se inicia la exposición con dos láminas de dibujo realizadas en el año 1945, como motivo simbólico de una larga vida artística. Dos dibujos a lápiz de la Venus de Milo y Céres.
Con diecisiete años me traslado a Madrid para ampliar estudios, matriculándome en las clases del Círculo de Bellas Artes. Simultáneamente asisto al Casón o Museo de Reproducciones con figuras clásicas en yeso de los grandes y antiguos maestros de Grecia e Italia, donde coincidimos estudiantes de Bellas Artes y de arquitectura.
En Madrid vivo cuarenta y cinco años donde desarrollo mi vida artística, desde el dibujo de arquitectura, diseño gráfico y de muebles, publicidad y murales. Treinta y tres años en la pintura, y treinta y seis en la escultura, tratada en distintos materiales. He realizado 36 exposiciones individuales y participando en más de cien colectivas, de dibujo, pintura, y escultura, en España y el extranjero.

Mi pintura fue mayormente del paisaje de Castilla, de esa que va desapareciendo. La de los caminos vacíos, sin ovejas ni pastor, sin segadores ni eras, sin carros cargados de mies, la de los pueblos abandonados, la de los páramos improductivos.
Mi escultura tiene mucho de geometría euclidiana y arquitectónica, valorando volúmenes y vacíos, proporciones y conjuntos modulares, sin anécdotas.
Simultáneamente en estos últimos años realizo un estudio de los signos lapidarios (marcas de cantero) sobre los cuales tengo publicados cuatro libros. Escribo artículos para varias revistas y doy algunas conferencias en los Cursos de Verano de la Universidad de Burgos, en los cuales desarrollo estos temas. Otra faceta artística que he cultivado ha sido la poesía, de la cual publiqué un libro, así como otro de dibujos y bastantes escritos inéditos sobre diversos motivos: viviencias, reflexiones y temas artísticos.

En Madrid en aquellos años, visité frecuentemente museos y exposiciones, conciertos, conferencias y salgo a dibujar paisajes urbanos y otros de las cercanías, con Luis Sáez y Felipe de Abajo, con los que coincidí en aquella época, en el que la ilusión era nuestro soporte.
Realizo viajes de estudio a Francia, Italia, Alemania, Colombia, Dinamarca, Chile, Paraguay, Venezuela, Argentina, Portugal y Argelia.
A los noventa años se tienen ya muchas patologías irreversibles y la ilusión muy deteriorada. No hay futuro, todo queda atrás, ya no tienes más opción que rememorarla. El esquema vital ha perdido la fuerza que lo motivaba. Esta exposición es como una revitalización ante una puesta de sol. Soy consciente de mi situación y mi realidad. En el horizonte, cada día más cercano ya se divisa el pórtico de la muerte, ese más allá más enigmático, de esa cuarta dimensión que algunos dicen ser el lugar donde habitan los espíritus. Creo tener consciencia de mi realidad, y la tengo asumida.
Aquí quedará una pequeña parte de mi obra, para que otros sigan recreando otras nuevas en esta sociedad con la que estoy en total desacuerdo. Hoy, como consecuencia de los avances y los cambios permanentes, existen otros supuestos y motivaciones, ya que el arte está siempre cambiante y en constante mutación, luego vendrá el olvido que el tiempo desvanecerá, donde a veces no queda nada, ni siquiera nada.
Un fuerte abrazo a todas las personas que están conmigo en este último tramo de mi vida y en esta exposición retrospectiva en la Sala de exposiciones Pedro Torrecilla de la Fundación Cajacírculo.

Cajacírculo, Fundación Bancaria, CIF G-09000779, domicilio social en Burgos, Plaza España nº3, inscrita en el Registro de Fundaciones de Castilla y León en la Hoja Registral CL-09-00907. Aviso legal

Fundación cajacírculo © 2014